Piptadenia colubrine- reparación de la barrera cutánea y aumento de los “canales de agua” en la epidermis

La hidratación de la piel y la integridad de la barrera cutánea están íntimamente conectadas y se han estudiado en profundidad, buscando innovación tecnológica con mecanismos de acción que alberguen un rango más amplio y que proporcionen un mantenimiento de la hidratación de la piel de forma más eficaz y duradera. La piel, debido a la presencia del estrato córneo, es la barrera natural del cuerpo, separando la homeostasis interna de toda agresión externa a la que nos exponemos diariamente. Más allá de las proteínas y lípidos que componen la barrera del estrato córneo, el agua tiene un papel fundamental en el mantenimiento de la integridad de dicha barrera. Uno de los principales aspectos del rol fundamental desarrollado por el agua se relaciona con su capacidad de mediar la actividad de muchas enzimas hidrolíticas de la piel, incluyendo aquellas responsables de la formación del factor natural de hidratación (FNH), que mantiene la hidratación y consecuentemente la función del estrato córneo, fundamental para la apariencia general de la piel.

Parte del complejo equilibrio necesario para el mantenimiento de la integridad de la barrera cutánea es realizado por la cubierta epidérmica celular cornificada, una capa lípido-proteica que substituye la membrana plasmática de los corneocitos y consiste en una mezcla compleja de proteínas interligadas a una capa lipídica anexada a la superficie extracelular de la capa proteica. 

La adhesión entre queratinocitos y lámina basal, así como su integración con la dermis, es otra herramienta importante involucrada en la regulación de la homeostasis epidérmica y, por consecuencia, en el mantenimiento del equilibrio hídrico de la piel. En este sentido, la fibronectina – una glicoproteína de adhesión celular multifuncional y versátil – desempeña un papel muy importante en el proceso de organización y reepitelización de los tejidos.

Otro factor importante con una función crucial en la hidratación de la piel y en el mantenimiento de la integridad del EC es la presencia de aquagliceroproteínas – también conocidas como aquaporinas – en la piel. Trece aquaporinas han sido identificadas en humanos. De esas, la más estudiada y conocida en la piel hasta la fecha es AQP-3, que se encuentra en la epidermis. Las AQP-3 epidérmicas actúan reprimiendo  la pérdida excesiva de agua de la piel generada por la irrigación hídrica de la sangre por las células de la dermis a través de los capilares locales.

Debido a la presencia de polisacáridos en la composición de la piel podemos utilizar el activo Piptadenia Colubrina Peel Extract en la expresión génica de las proteínas de la cubierta de la molécula de adhesión fibronectina (filagrina e involucrina) AQP-3, proporcionando:

• Mayor cohesión entre los corneocitos y consecuentemente mantenimiento del agua y demás humectantes de la piel.
• Aumento de los canales de agua en la epidermis, representados por aquiporina-3, posibilitando una mejor distribución y manutención de agua, glicerol y demás factores naturales de hidratación (NMFs) en la piel.
• Hidratación celular programada.
• Mayor cohesión epidérmica.
• Reparación y/o manutención de la barrera cutánea, a través de la reducción de la pérdida de agua transepidérmica (TEWL).
• Efecto hidratante inmediato, comprobado por el aumento del índice de glicerol tras las primeras horas de aplicación.
• Mejora de la apariencia general de la piel.

Evaluación de la expresión genética de las proteínas en la cubierta cornificada

En el estrato córneo, la filagrina se comporta como una proteína catiónica que auxilia en la agregación y subsiguientes enlaces disulfuro entre los filamentos de queratina, siendo totalmente degradada en sus constituyentes aminoácidos, tales como PCA y ácido urocánico, que corresponden a aproximadamente el 50% de los NMFs retenidos en el interior de los corneocitos maduros en el EC. Por otro lado, la cubierta proteica está formada también por precursores proteicos como la involucrina, que promueve una fuerte unión entre corneocitos durante la renovación del estrato córneo. Ambos genes que codifican estas proteínas de la cubierta son expresados de forma significativa por el ingrediente activo, lo que demuestra una excelente capacidad promotora de cohesión del estrato córneo, con el consecuente mantenimiento de la hidratación de la piel.

 

 

Evaluación de la expresión genética de Aquaporina-3

 

 

Las aquagliceroproteínas (aquaporinas) son canales de agua y glicerol presentes en varios tejidos orgánicos. En la piel, la AQP-3 es la más presente y ampliamente distribuida. El activo promovió una inducción de aproximadamente 3,5 veces la expresión de AQP-3, lo que favorece la distribución homogénea de agua en las capas más superficiales de la piel, así como un aumento de la hidratación del estrato córneo.

Lea más artículos sobre cosméticos y productos de higiene

personal

 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.