Fructoligosacáridos asociados al silanetriol- acción dermofuncional: múltiples beneficios en el combate al envejecimiento

La piel el es mayor órgano del cuerpo humano, representando cerca del 15% de nuestro peso corporal. Nos protege de los agentes externos y agresiones, controla la temperatura corporal y la entrada y salida de sustancias (permeabilidad selectiva). Se divide en tres capas: la epidermis, que es la capa superior; la dermis, que es la capa intermedia y la hipodermis o capa subcutánea, la capa inferior.

Al igual que el resto de los órganos del cuerpo, la piel sufre cambios con el paso de los años. El envejecimiento cutáneo y los consecuentes cambios en nuestra apariencia ocurren de modo gradual y pueden verse acelerados por factores externos, siendo estos responsables de las disfunciones en el mecanismo de autoregeneración y protección natural de las células epidérmicas. Durante el proceso de envejecimiento, se produce una degradación histológica de la piel que deriva en una modificación de sus elementos constituyentes:

• Reducción global de espesor epidérmico
• Achatamiento de la unión epidérmica
• Desequilibrio del manto hidrolipídico y reducción del funcionamiento de las glándulas sebáceas y sudoríparas
• La capacidad metabólica se vuelve deficiente
• La textura de los tejidos dérmicos se altera conforme se forma una agrupación irregular de las fibras de colágeno, las uniones intermoleculares aumentan y la capacidad de retención hídrica de la piel disminuye. Como consecuencia, la dermis se vuelve inflexible y la piel pierde su elasticidad.
• Los fibroblastos pierden la capacidad de producir proteínas fibrosas y glicoaminoglicanos en cantidades adecuadas.

El uso del fructooligosacárido asociado al silanetriol es muy común para minimizar estas alteraciones.

Se trata de un complejo biológico con acción completa e intensiva, debido a la asociación de moléculas innovadoras con acción “dermofuncional”.

– POLIPEPTÍDOS de colágeno marino silanetriol.
– POLISACÁRIDOS de fitoplancton.
– OLIGOSACÁRIDOS de fructosa.
– BIOPÉPTIDO derivado del ácido glutámico.

Esta asociación promueve el efecto dermorelax, produciendo que las líneas y marcas de expresión acentuadas por movimientos faciales repetidos se reduzcan y la textura del microrelieve cutáneo se mantenga mejor (efecto “retexturizante”). 

Además de dicho efecto promueve también:
– Resultado rápido y gradual.
– Reestructuración biológica: acción sobre el micro relieve cutáneo y acción sobre los constituyentes de la matriz extracelular y la unión dermoepidérmica.
– Ayuda a atenuar los surcos y marcas de expresión por efecto de la bioadhesión molecular.
– Estimula la biosíntesis de colágeno y elastina, favorece el mecanismo de estímulo celular aumentando la densidad cutánea y la biosíntesis de glicosaminoglicanos y mejorando la unión en la dermis papilar. 
– Actúa en el proceso de inmunomodulación cutánea, cuya importancia está relacionada con la integridad de la estructura de la piel.
– Actúa en los sistemas enzimáticos (sería proteasas del estrato córneo) de la matriz extracelular, que está envuelta en la hidratación, inflamación y catabolismo del tejido. Actúa sobre ciertas citoquinas (interluequina-1 y prostaglandina PGE2) involucradas también en el proceso inflamatorio.

Lea más artículos sobre cosméticos y productos de higiene personal

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.