El punto de mira está sobre la sostenibilidad en Brazil

El punto de mira internacional está sobre Brasil. La copa del mundo está a punto de comenzar y el país también acogerá los Juegos Olímpicos en un par de años. Brasil ha declarado ambos eventos internacionales como los más sostenibles registrados hasta el momento. La estrategia de sostenibilidad de la Copa del Mundo de la FIFA 2014 expone que se promoverá la comida orgánica y sostenible, el uso de paneles solares en los estadios, que compensará las emisiones de carbono y que instigará un positivo cambio social. De todas maneras, ¿cuán sostenible es Brasil y cuán sostenible es Latinoamérica si lo comparamos con otras regiones?

Latinoamérica se ha convertido en una gran potencia en manufactura de productos sostenibles tales como ingredientes naturales, comida orgánica, madera sostenible y comercio justo de artesanía. A pesar de esto, los estudios de Organic Monitor destacan que la región no se ha convertido en un consumidor destacado de ese tipo de productos o servicios, demostrando un consumo local de productos sostenibles muy bajo.

Con 6,8 millones de hectáreas, Latinoamérica tiene el 18% del global del terreno agrícola orgánico. Dicha región exporta más de un billón de dólares americanos en productos orgánicos al año, sin embargo los mercados locales son de un tamaño insignificante. Este área se postula también como una gran fuente de productos de comercio justo, como cacao, azúcar y café, aunque todavía no se haya generado un mercado doméstico. La mayoría de los productos de la Alianza del Rainforest y UTZ Cerfied que crecen en la región se destinan a Europa y Norteamérica.

Como discutiremos en La Cumbre Sobre Cosméticos Sostenibles, un gran reto para Latinoamérica es desarrollar mercados locales para productos sostenibles. Varios estudios muestran el conocimiento de los consumidores sobre el agravamiento de los problemas de sostenibilidad; aunque ese conocimiento no se traduce en demanda. El consumidor posee nociones muy básicas de los métodos de producción sostenibles y esto, sumado a los altos precios de los productos, constituyen las principales barreras para el crecimiento del mercado.

Brasil posee el mayor mercado de productos sostenibles en la región. Su principal mercado interno es Pan de Azúcar, que posiciona en el mercado unos 700 productos orgánicos bajo su propia marca privada Taeq. Está asociado con ganaderos y agricultores locales para asegurarse la provisión de productos certificados. Otras empresas, incluyendo Wal-Mart y Carrefour, están invirtiendo también en gamas de productos sostenibles.

Native Products es una de las pocas compañías de alimentos sostenibles de Latinoamérica que ha construido una presencia de mercado destacable. Los productos orgánicos de Native pueden encontrarse en más de 20.000 puntos de venta en todo Brasil.  Parte de su éxito reside en su amplia gama de productos que va desde azúcar, café, zumos o cereales para el desayuno, hasta aperitivos para bares. Native también provee ingredientes naturales para la industria cosmética.

Un tremendo obstáculo para el crecimiento del mercado doméstico son los hábitos del consumidor. Muchos latinoamericanos perciben los productos orgánicos, comercio justo y otros productos con eco-etiquetas como artículos de lujo. Aunque posiblemente los consumidores se estén poniendo cada vez más al tanto de los problemas de sostenibilidad, los prejuicios tienen que cambiar para que sus mercados locales puedan asentarse.

Los retos asociados a la producción y consumo sostenible serán expuestos en la edición latinoamericana de La Cumbre Sobre Cosméticos Sostenibles. La Cumbre será alojada junto a in-cosmetics Brasil del 10 al 12 de Septiembre.

Lea más artículos sobre cosméticos y productos de higiene personal

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.