Cosméticos en cápsulas de uso tópico

Cosméticos en cápsulas de uso tópico

Por Karina Soeiro

Buscar soluciones que reúnan innovación, sustentabilidad y practicidad para el mercado de dermocosméticos es una necesidad vital para las empresas de ese sector. Combinar estos requisitos con una solución que ayude a superar algunos retos farmacotécnicos, como la oxidación y la inestabilidad de algunos insumos, es una opción viable gracias al desarrollo de una nueva forma cosmecéutica, las cápsulas cosméticas.

Al contrario de lo que el nombre podría sugerir, las cápsulas cosméticas no son nutracéuticos que actúan en sinergia con productos de uso tópico para la promoción de la salud o belleza de la piel. Las cápsulas cosméticas son una nueva forma cosmecéutica de uso tópico que viene a atender la creciente demanda por productos innovadores que sean más sustentables, eudérmicos y dejen más práctica la rutina diaria. La ausencia de agua y de conservantes en su composición, la facilidad de llevarlas al viajar y la posibilidad de recarga confieren a las cápsulas cosméticas innúmeras ventajas, tanto para el consumidor como para el formulador.

A estos beneficios se suma el hecho de que el consumidor desea ser parte activa en su rutina de cuidados, y los cosméticos en cápsulas refuerzan el “Do it yourself” de modo práctico y objetivo: un frasco de cápsulas cosméticas, una pequeña pipeta de Pasteur de 0,5 mL y agua mineral es todo lo que el consumidor necesita para preparar su cosmético. Para agregar valor a este concepto, un estuche (para transportar una pequeña cantidad de cápsulas en el bolso o durante un viaje), un mini crisol para facilitar la preparación y la posibilidad de refill de las cápsulas completan un kit de innovaciones que son un festín para los ojos.

Las cápsulas pueden ser las convencionales, de gelatina, o las opciones veganas y de fácil desintegración como las de pullulan, proveniente de la fermentación natural del almidón de mandioca (tapioca). Las cápsulas de gelatina, aparte de ser un producto de origen animal, presentan una desintegración más lenta en la presencia de agua en comparación con la versión de tapioca (Tapiocaps™) y, si se utilizan como cápsulas cosméticas, lo más recomendable es abrir la cápsula y luego descartarla, y utilizar solamente el polvo de su contenido, que se transformará en una emulsión al contacto con el agua. Lo más práctico sería utilizar la cápsula de tapioca, que se desintegrará al contacto con el agua y se homogeneizará a su contenido, con ayuda de una espátula. Otra ventaja considerable de utilizar las cápsulas de pullulan es que ella forma un film tensor que promueve el efecto lifting inmediato, con toque seco y aterciopelado, muy apreciado por los consumidores.

Para el formulador la posibilidad de una formulación anhidra y de uso extemporáneo representa una excelente herramienta para suministrar insumos que se oxidan o sufren hidrólisis en la presencia de agua, lo que confiere estabilidad a la formulación y permite el uso de insumos inestables, que representan un reto farmacotécnico, como el ejemplo clásico del ácido ascórbico. Además de la estabilidad, las cápsulas cosméticas son prácticas, pues se pueden transportar en dosis unitarias durante los viajes o en el bolso, ocupan menos espacio y previenen accidentes como la quiebra o el derrame de producto dentro de la valija. Son también formulaciones consideradas más “suaves”, pues no requieren la utilización de conservantes antimicrobianos y antioxidantes, como el metabisulfito de sodio, que son conocidos por el potencial de causar sensibilización cutánea en individuos con la piel más predispuesta a reacciones inflamatorias, como dermatitis de contacto por agentes químicos.

La investigación y el desarrollo de formulaciones en cápsulas de uso tópico deben tomar en consideración las clases de insumos importantes para componer una formulación de emulsión, como por ejemplo humectantes, emolientes, agentes de consistencia, emulsionantes en su forma sólida (preferiblemente en polvo) y modificadores sensoriales, como excipiente para completar el volumen total de las cápsulas. Es posible incluir insumos líquidos en pequeñas cantidades, especialmente aceites, ésteres e ingredientes activos no polares, poniendo atención a las limitaciones de esta forma de fármaco-cosmecéutica como la elección de ingredientes polares líquidos, debido a que esta formulación se dispensa en una cápsula cuya composición es un polímero hidrosoluble, y el contacto con líquidos polares iniciaría inevitablemente la desintegración de la cápsula.

El formulador debe considerar el volumen final de la formulación después de la reconstitución para realizar el cálculo de la cantidad de cada insumo y debe calcular el excipiente con base en el volumen de la cápsula elegida y de la densidad de la suma de los insumos, como en el ejemplo de formulación a seguir.

Cápsula de uso tópico para tratamiento del envejecimiento cutáneo1

Ingrediente  / Concentración  / Cantidad para producir 30 cápsulas

  1. Ácido Ascórbico 20% (sin recubrimiento) 12g [1]
  2. Relievene® (Rhodiola Rosea Root Extract (and) Carnosine (and) Alanyl Glutamine) 0,3%, 0,6g
  3. N Acetyl D Glucosamina 5%, 3g
  4. Physavie® (Physalis Angulata Extract (and) Caprylic/Capric Triglyceride) 0,2%, 0,12g
  5. Revinage® (Bidens Pilosa Extract (and) Elaeis Guineensis (Palm) Oil (and) Gossypium Herbaceum (Cotton) Seed Oil (and) Linum Usitatissimum (Linseed) Seed Oil )1%, 0,6g
  6. Cellfie® (Water (and) Propanediol (and) Lecithin (and) Glycerin (and) Thymus Vulgaris (Thyme) Flower/Leaf Extract) 2 %, 1,2g
  7. Fragancia 1%, 0,6g
  8. Lactosa 2%, 1,2g
  9. Aceite de Oliva en polvo 2%, 1,2g
  10. Lecigel® (Sodium Acrylates Copolymer (and) Lecithin) 1,78%, 1,068g
  11. Makibeads 80® (Methyl Methacrylate Crosspolymer) c.s.p

Procedimiento de preparación:

  1. Pesar la fase A en un mortero y triturar con ayuda del pistilo. Pasar por el tamiz de malla 20 (aproximadamente).
  2. Añadir la fase B sobre la fase A y homogeneizar.
  3. Añadir la fase C sobre la fase A+B y homogeneizar. En seguida, añadir la fase D, después la E y repetir el procedimiento.
  4. Añadir la fase F geométricamente (verificar la densidad y cantidad necesaria de Makibeads 80® para llenar la cápsula Tapiocaps™ número 0).
  5. Realizar el encapsulado y envasar en frasco cosmético.

 

Observación importante: esas formulaciones están hechas y estandarizadas en Tapiocaps™ número 0 (estandarizadas con volumen teórico de 0,68mL o 500mg), más 1,5mL de agua, llegando a un total aproximado de 2mL después de la reconstitución. Así, el cálculo de los insumos en porcentaje se hace teniendo como referencia una dosis de 2mL multiplicado por el total de cápsulas producidas.

1 Nota del traductor: ingredientes y formulación exactamente como se encuentran en el texto original, escrito en portugués de Brasil.

¿Te ha gustado este artículo? Suscríbete a nuestra newsletter (en inglés)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.