Polifenoles naturales: fotoprotección, antiinflamación, antioxidación y reparar

Polifenoles naturales: fotoprotección, antiinflamación, antioxidación y reparar

Comprender cómo los polifenoles ayudan a proteger tu piel contra daños por radiación UV.

Los estudios clínicos, epidemiológicos y de laboratorio han demostrado que la radiación UV puede inducir diversos problemas de la piel, como el envejecimiento prematuro y los cánceres. La exposición excesiva a la radiación UV induce problemas y trastornos de la piel debido a la inducción de la inflamación, el estrés oxidativo y el daño al ADN. El uso de agentes quimiopreventivos, como los polifenoles de las plantas, está ganando atención. Los quimioprevenientes son agentes que pueden inhibir, revertir o retardar los efectos dañinos causados ​​por la exposición a la radiación UV. Una amplia variedad de polifenoles y fitoquímicos, muchos de los cuales provienen de fuentes dietéticas, tienen un efecto de fotoprotección en la piel. En este artículo hablaré sobre el efecto fotoprotector de algunos polifenoles, como los polifenoles del té verde, proantocianidinas de semilla de uva, resveratrol, silimarina y genisteína, así como la acción de estos componentes sobre la inflamación cutánea, el estrés oxidativo y el daño al ADN. El uso de polifenoles en los filtros solares se considera prometedor, al igual que el uso de estas sustancias en el tratamiento de algunas enfermedades de la piel.

Los estudios clínicos, epidemiológicos y de laboratorio han demostrado que la radiación UV puede inducir diversos problemas de la piel, como el envejecimiento prematuro y los cánceres. La exposición excesiva a la radiación UV induce problemas y trastornos de la piel debido a la inducción de la inflamación, el estrés oxidativo y el daño al ADN. El uso de agentes quimiopreventivos, como los polifenoles de las plantas, está ganando atención.

Los quimio prevenientes son agentes que pueden inhibir, revertir o retardar los efectos dañinos causados ​​por la exposición a la radiación UV. Una amplia variedad de polifenoles y fitoquímicos, muchos de los cuales provienen de fuentes dietéticas, tienen un efecto de fotoprotección en la piel. En este artículo hablaré sobre el efecto fotoprotector de algunos polifenoles, como los polifenoles del té verde, proantocianidinas de semilla de uva, resveratrol, silimarina y genisteína, así como la acción de estos componentes sobre la

inflamación cutánea, el estrés oxidativo y el daño al ADN. El uso de polifenoles en los filtros solares se considera prometedor, al igual que el uso de estas sustancias en el tratamiento de algunas enfermedades de la piel.

Los polifenoles son una familia extensa de productos naturales que se encuentran en productos naturales como frutas, verduras, nueces, flores y cortezas. Las fuentes importantes y comunes de polifenoles son las cebollas (flavonoides); cacao, semilla de uva (proantocianidinas); té, manzanas y vino tinto (flavonoides y catequinas); frutas cítricas (flavanones); bayas y cerezas (antocianidinas) y soja (isoflavonas). Estos polifenoles contribuyen a los efectos beneficiosos de las verduras y frutas.

Temas:

● Radiación ultravioleta y cutánea;

● Polifenoles y fotoprotección cutánea;

● Inhibición de la carcinogénesis;

● Efecto de protección solar;

● Efectos antiinflamatorios;

● Efectos antioxidantes;

● Polifenoles del té verde: reparación del daño en el ADN;

● El rendimiento de los polifenoles en la reducción de la inflamación inducida por UVB;

Radiación ultravioleta y piel

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano, con una superficie de aproximadamente 1.5 – 2.0 m². Su función es proteger los órganos del cuerpo actuando como una barrera contra los agentes químicos y físicos que pueden dañar el cuerpo. La exposición a la radiación solar es un factor crucial en el desarrollo de diversos trastornos de la piel, como arrugas, sequedad de la piel, manchas, hiperpigmentación, hipopigmentación y cáncer de piel. La radiación solar se puede dividir en tres segmentos: UVA, UVB y UVC.

Los más dañinos son los rayos UVA y UVB. La radiación UVB puede penetrar en la piel, atravesando la epidermis y penetrando la dermis. Puede inducir efectos biológicos adversos, como estrés oxidativo, daño al ADN, envejecimiento prematuro de la piel y múltiples efectos en el sistema inmunológico. También es un iniciador y promotor de tumores. Aunque la piel tiene un sistema de defensa enzimático y no enzimático contra estas respuestas biológicas, la exposición excesiva a los rayos UV supera y agota estos sistemas de defensa, lo que lleva al desarrollo de diversos trastornos de la piel, como el cáncer.

UVA es el mayor espectro de radiación UV. UVA penetra profundamente en la epidermis y dermis de la piel. Se ha demostrado que la exposición excesiva a los rayos UVA puede conducir a la formación de tumores benignos, así como a cánceres malignos. La exposición a los rayos UVA puede inducir la generación de oxígeno singlete (un tipo de oxígeno excitado electrónicamente) y radicales libres de hidroxilo, que pueden dañar las macromoléculas celulares, como los lípidos, las proteínas y el ADN. UVA es una fuente expresiva de estrés oxidativo en la piel, que causa el fotoenvejecimiento.

Polifenoles y fotoprotección cutánea

Últimamente, el interés en el uso de productos vegetales naturales ha crecido, incluidos los polifenoles. Se usan principalmente para prevenir el daño a la piel inducido por los rayos UV, como el riesgo de desarrollar cáncer de piel. Los polifenoles tienen acción antiinflamatoria, antioxidante e inmunomoduladora y pueden utilizarse como agentes preventivos de quimioterapia en diversos trastornos de la piel. La quimioprevención es el control del cáncer basado en el uso de químicos naturales o sintéticos, que son capaces de suprimir, retardar o  revertir el proceso de carcinogénesis. Por lo tanto, los quimiopreventivos pueden actuar para controlar el riesgo de cáncer. Además, el uso de quimiopreventivos es una solución práctica para un problema difícil de controlar, ya que es posible que una persona cambie su dieta y estilo de vida en combinación con una rutina de cuidado de la piel, evitando así el daño causado por la exposición al sol. Algunos estudios han demostrado la eficacia de algunos polifenoles naturales, como los polifenoles del té verde, la silimarina de cardo y la proantocianidina de semilla de uva. Estos componentes actuaron contra la inflamación inducida por la radiación UV, el estrés oxidativo, el daño al ADN y la supresión de las respuestas inmunitarias.

Inhibición de la carcinogénesis

El cáncer de piel no melanoma, como el carcinoma de células basales y el carcinoma epidermoide, es la neoplasia maligna más común en los seres humanos. Los estudios han informado que la radiación solar es el principal agente etiológico en el desarrollo del cáncer de piel. Se han utilizado varios modelos animales para estudiar los efectos anti-fotocarcinogénicos de los fitoquímicos, como los polifenoles. Se ha encontrado que la administración oral de polifenoles del té verde resultó en la protección de la piel contra latumorigénesis (el proceso de formación de tumores). Un extracto tomado de las hojas de té verde, que consiste en una mezcla de polifenoles fue capaz de inhibir la tumorigénesis inducida por UVB en ratas. El tratamiento tópico de ratones sin pelo con polifenoles de té verde o epigalocatequina-3-galato (EGCG, flavonoides) en un ungüento hidrófilo fue capaz de inhibir el desarrollo de la tumorigénesis inducida por UVB. Las proantocianidinas de semilla de uva utilizadas por vía oral en ratones sin pelo fueron capaces de inhibir la fotocarcinogénesis, así como la incidencia de tumores. La ingesta de proantocianidinas de semilla de uva también previno la progresión maligna del papiloma a carcinoma.

El resveratrol se encuentra en la corteza de las uvas, los cacahuetes, así como en el vino tinto y las moras. La aplicación tópica de resveratrol inhibe la formación de tumores inducidos por UVB, así como su progresión. La silimarina, un flavonoide que se encuentra en el cardo maras, también mostró una acción anti-fotocarcinógena. La aplicación tópica desilimarina en ratones sin pelo inhibió el desarrollo de tumores. Se ha demostrado que la silibinina, un componente importante de la silimarina, inhibe la fotocarcinogénesis cuando se usa por vía tópica u oral. Mecanismo de acción y objetivos moleculares de los polifenoles.

Efecto de la protección solar

La mayoría de los polifenoles naturales son pigmentos, generalmente amarillos, rojos o morados y son capaces de absorber la radiación UV. Por lo tanto, a través de la aplicación.

Los polifenoles tópicos pueden prevenir la penetración de la radiación en la piel. La radiación que pueden absorber los polifenoles incluye todo el espectro UVB y parte del espectro UVA y UVC. La capacidad de los polifenoles naturales para actuar como los protectores solares puede reducir la inflamación, el estrés oxidativo y el daño al ADN.

Efectos antiinflamatorios

Eritema inducido por UV, edema y respuestas epiteliales hiperplásicas son marcadores de inflamación y juegan un papel crucial en la promoción de tumores de la piel. La ciclooxigenasa-2 expresión (COX-2) inducida por UVB y posterior aumento en la producción de metabolitos (compuestos intermedios de reacciones metabólicas) la prostaglandina (PG, una sustancia lipídica que media en los procesos patógenos, así como en las respuestas inflamatorias) es una respuesta característica de los queratinocitos a la exposición aguda o crónica a la radiación UV. La COX-2 es una enzima inducida y se expresa rápidamente cuando hay inflamación y genera nuevos metabolitos de prostaglandinas a partir del ácido araquidónico.

La expresión de COX-2 se ha relacionado con la fisiopatología de la inflamación y el cáncer. Muchos estudios demostraron la sobreexpresión de COX-2 en la piel crónicamente irradiada con UVB, así como en lesiones premalignas inducidos por UVB y carcinomas de células basales y escamosas de la piel.

Los estudios sobre la fotocarcinogénesis han demostrado que la administración oral de polifenoles del té verde inhibe el edema cutáneo inducido por UV, así como el eritema. El tratamiento tópico con los polifenoles del té verde antes dela exposición UV redujo la respuesta hiperplásica (aumento de número de células) inducida por UV, así como la actividad de la enzima mieloperoxidasa (enzima clave en la producción de especies reactivas de oxígeno). También redujo el número de leucocitos inflamatorios en la piel. El tratamiento tópico con epigalocatequina-3-galato (EGCG) también mostró efectos similarescon polifenoles del té verde, como EGCG, cuando se aplica antes de la exposición a la radiación UVB también redujo el número de leucocitos inflamatorios, así como la actividad de la mieloperoxidasa.

La aplicación tópica de EGCG también resultó en la inhibición de la producción de metabolitos de prostaglandinas, incluyendo PGE2, PGF2a y PGD2, que tienen un papel clave en el desarrollo de enfermedades inflamatorias y proliferativas de la piel. La exposición de la piel a la radiación UV aumenta el número de citoquinas proinflamatorias, lo que aumenta las respuestas inflamatorias.

El aumento de las citocinas proinflamatorias, como el factor de necrosis tumoral (TNF)-α y la interleucina (IL) -1β y la IL-6, contribuye al proceso de estímulo tumoral. Este efecto daría como resultado la aparición de tumores y su rápida progresión. La administración oral de polifenoles del té verde redujo el nivel de citoquinas proinflamatorias en las pieles irradiadas con UVB. Los polifenoles del té verde también redujeron los niveles de biomarcadores de proliferación celular en las pieles irradiadas con UV, como el antígeno nuclear de proliferación (PCNA) y la ciclina D1 (una proteína que actúa sobre el ciclo celular y, cuando se potencia, contribuye a la génesis del tumor).

Los efectos inhibitorios de los polifenoles del té verde en estos biomarcadores de inflamación en la piel irradiada con UV muestran su papel anticancerígeno. Se realizó un estudio para analizar el efecto de EGCG en la inflamación inducida por UV en ratones sin pelo. Se ha demostrado que el uso oral de EGCG aumenta la tolerancia de la piel, por lo que se ha aumentado la dosis mínima requerida para la inducción de eritema. Por lo tanto, hubo inhibición de alteraciones en la barrera epidérmica y daños en la piel. En otro estudio, se ha demostrado la administración tópica de un extracto de té verde antes y durante el tratamiento con psoraleno y UVA (un tratamiento que combina la administración de sustancias derivadas de plantas psoralens con exposición a la radiación UVA) fue capaz de reducir la hiperplasia, la hiperqueratosis (agrandamiento de la capa superficial de la piel), el eritema y el edema. Estos estudios in vivo, realizados en modelos animales y humanos, demuestran los efectos protectores antiinflamatorios presentes en los polifenoles del té verde.

Los efectos in vivo de otros polifenoles, como el resveratrol, las proantocianidinas de semilla de uva y la silimarina también se han examinado en estudios con modelos animales. El tratamiento tópico o dietético con proantocianidinas de semilla de uva y/o silimarina inhibió el edema inducido por la radiación UVB, el eritema, la infiltración de leucocitos inflamatorios y la actividad de la mieloperoxidasa en un modelo animal. Se ha demostrado que la silimarina inhibe la expresión de COX-2 inducida por UVB, así como la generación de metabolitos de prostaglandinas, factores que se consideran promotores de tumores en la piel. También se ha demostrado que la silimarina inhibe la expresión de la ornitina descarboxilasa, una enzima necesaria para la síntesis de poliamina (moléculas relacionadas con la proliferación y diferenciación celular), que desempeña un papel importante en la formación de tumores cutáneos inducidos por UVB.

La aplicación tópica de resveratrol antes de la irradiación con UVB dio como resultado la inhibición de las respuestas hiperplásicas, la infiltración de leucocitos, así como la actividad de la COX-2 y la ornitina descarboxilasa. Por lo tanto, parte del efecto anti-fotocarcinógeno presente en estos polifenoles puede explicarse por el efecto inhibitorio que tienen, minimizando las respuestas inflamatorias inducidas por UVB.

Efectos antioxidantes

La piel tiene su propio sistema antioxidante para tratar el estrés oxidativo inducido por los rayos UV. Sin embargo, la exposición excesiva a los rayos UV puede sobrecargar el sistema antioxidante de la piel, dando como resultado diversas enfermedades de la piel, inmunosupresión, envejecimiento prematuro de la piel y cáncer. Se ha demostrado que los polifenoles del té verde inhiben la peroxidación lipídica (una reacción en cadena generadora de radicales libres). El tratamiento tópico en modelos animales y humanos con ECGC antes de la exposición a los rayos UV redujo la producción de óxido nítrico (radicales libres) y peróxido de hidrógeno (oxidante), así como la infiltración de leucocitos.

Se ha demostrado que los leucocitos infiltrantes son una fuente importante de óxido nítrico y peróxido de hidrógeno, lo que resulta en el estado de estrés oxidativo. Si bien las especies de oxígeno reactivas ayudan en la destrucción de microorganismos, la producción excesiva e incontrolada puede dañar los tejidos de la piel y causar diversas enfermedades. Por lo tanto, la aplicación de EGCG puede tener un efecto beneficioso, mejorando el daño inducido por la radiación UVB, a través de la capacidad de reducir la generación de especies reactivas de oxígeno. También se ha demostrado que el tratamiento con EGCG en la piel irradiada con UVB reduce la producción de peróxido de hidrógeno y óxido nítrico en la epidermis y la dermis.

Este tratamiento también inhibió la peroxidación lipídica inducida por UV en la epidermis, además de proteger las enzimas de defensa antioxidantes. Un estudio ha demostrado que un extracto acuoso de té verde tiene un potente efecto de agotamiento del ozono y bloquea el daño inducido por los rayos UV en el ADN, lo que, al menos en parte, explica el efecto inhibitorio de la fotocarcinogénesis en el té verde. En general, esta información sugiere que el té verde puede desempeñar un papel importante en la reducción del estrés oxidativo inducido por los rayos UV, así como en la prevención de diversos trastornos de la piel, como el envejecimiento prematuro. La oxidación de algunos residuos de aminoácidos, como la lisina, arginina y prolina, conduce a la formación de derivados carbonílicos, que afectan lanaturaleza y la función de las proteínas. La presencia de grupos carbonilo en las proteínas es una de las razones de la aparición de estrés oxidativo y daño a las proteínas. La exposición de la piel a la radiación UV dio lugar a un aumento en el nivel de carbonilo en las proteínas. En estudios de modelos animales por separado, se ha informado que el tratamiento tópico con EGCG, proantocianidinas de semilla de uva y polifenoles del té verde inhibe la oxidación de proteínas inducida por la radiación UV. La inhibición de la oxidación de proteínas inducida por UVB puede resultar en la reducción de los fotodanos, y más específicamente, puede prevenir el envejecimiento prematuro de la piel.

Un estudio in vitro demostró que el tratamiento de queratinocitos con EGCG inhibía la liberación intracelular de peróxido de hidrógeno, así como la inhibición de UVB induce estrés oxidativo. También se observaron efectos similares con el uso de epicatequina-3-galato (EGC), que funcionó mediante la eliminación de radicales libres en queratinocitos fotodañados por radiación UVA y UVB. Se desarrollaron formulaciones de cremas que contienen EGCG o polifenoles del té verde, y se evaluaron sus efectos fotoprotectores. Se observó un efecto fotoprotector excepcionalmente alto en los polifenoles del té verde y el EGCG,ya que protegía la piel del estrés oxidativo inducido por la radiación UV. El tratamiento tópico con EGCG, u oral con polifenoles del té verde, inhibió la destrucción de enzimas de defensa antioxidantes como la catalasa, la glutatión peroxidasa, la superóxido dismutasa y la glutatión.

Se evaluó un protector solar que contenía extractos de té verde en una encuesta. Los investigadores informaron que el protector solar proporcionaba una protección significativa contra los eventos biológicos asociados con el fotoenvejecimiento y la fotoinmunología. Similar al té verde, la suplementación dietética de proantocianidinas a partir de semillas de uva exhibió un efecto quimio-preventivo. La ingesta de proantocianidinas de semilla de uva en pieles UVB agudas o crónicas fue capaz de inhibir la destrucción de la glutatión peroxidasa, catalasa y glutatión. También inhibe la peroxidación lipídica, así como el peróxido de hidrógeno y el óxido nítrico en la piel de un modelo animal.

En un estudio, la administración dietética de proantocianidinas de semilla de uva fue capaz de inhibir la expresión del antígeno nuclear de proliferación natural (PCNA, una proteína asociada con la actividad proliferativa), ciclina D1 (un regulador importante del ciclo de progresión celular, que está vinculado) al desarrollo y la progresión del cáncer), la óxido nítrico sintasa inducible (iNOS, isoenzima capaz de producir óxido nítrico durante mucho tiempo, lo que puede generar procesos inflamatorios) y COX-2 en la piel. En otro estudio, se observaron los efectos de las proantocianidinas oligoméricas en los melanocitos y el proceso de melanogénesis. De acuerdo con los resultados, se sugirió que las proantocianidinas oligoméricas tienen un efecto fotoprotector sobre los melanocitos, además del secuestro de especies de oxígeno reactivo intracelular. El resveratrol es también un potente antioxidante polifenólico. El tratamiento previo de los queratinocitos humanos con resveratrol inhibió la activación mediada por UVB del factor de transcripción NF-kB (regulador de la expresión de muchos genes involucrados en el desarrollo y la progresión del cáncer, como la proliferación y la migración). En un modelo animal, la aplicación tópica de resveratrol inhibió las respuestas inflamatorias inducidas por UVB, así como la producción de peróxido de hidrógeno, que es una fuente estable de estrés oxidativo en la piel. La inhibición de estos eventos críticos por el resveratrol puede contribuir a la prevención del cáncer de piel inducido por UV. En un estudio, se demostró que el tratamiento de las células HaCat (células con replicabilidad ilimitada) con resveratrol antes de la irradiación con UVB dio como resultado un aumento en la supervivencia de las células irradiadas, además de reducir la producción de especies reactivas de oxígeno. El resveratrol también disminuyó la activación de caspasa-3 y caspasa-8 (una familia de endoproteasas, importante para controlar la inflamación y la muerte celular), lo que ha demostrado que pueden participar en la supervivencia celular después de la irradiación con UVB.

La soja es una fuente rica de isoflavonas, como la genisteína y la daidzeína. Los estudios han demostrado que la aplicación tópica de genisteína en un modelo animal pudo reducir la activación de c-fos y c-jun, que son protooncogenes relacionados con la proliferación celular, los procesos de diferenciación y supervivencia, así como la carcinogénesis y cáncer. También se ha demostrado que la genisteína reduce el daño oxidativo y fotodinámico en el ADN. El tratamiento de los queratinocitos humanos con genisteína también limitó la peroxidación lipídica y aumentó la generación de especies reactivas de oxígeno.

Polifenoles del té verde: reparación del daño en el ADN

El daño al ADN inducido por UV es un importante iniciador de las vías de señalización celular. Los fotoproductos (fotoquímicos) de ADN, generados a partir de daños en el ADN inducidos por UV, son estructuras de ADN alteradas que activan una serie de respuestas, una de ellas es la reparación del ADN. La exposición a los rayos UV puede perjudicar la reparación del ADN, dando como resultado mutaciones oncogénicas. El daño del ADN inducido por UV puede ocurrir en forma de pirimidina ciclobutano (CPD, una forma de daño inducido por UV).

Por lo tanto, esta forma de daño puede resultar en la inmunosupresión y el inicio de la fotocarcinogénesis. Varios estudios han documentado que la exposición de la piel a la radiación UV da como resultado la formación inmediata de pirimidina ciclobutano en las células de la piel. La mayoría de los CPD se encontraron en la epidermis, pero algunos también se detectaron en la dermis. La ubicación del daño depende de la capacidad de la radiación UV para penetrar en la piel. Se ha descubierto que la exposición a los rayos UV (a una dosis inferior a la requerida para el eritema) ha sido suficiente para causar daño a ciertas células de la piel humana. La formación de pirimidina ciclobutano (CPD) inducida por UVB se produce después de la interacción de protones con la molécula de ADN. En un estudio in vitro, el uso de EGCG en un cultivo de células humanas (fibroblastos de pulmón, fibroblastos de la piel y queratinocitos epidérmicos) fue capaz de reducir el daño al ADN. La aplicación tópica de polifenoles del té verde también mostró un resultado similar ya que inhibió el daño inducido por UVB en el ADN.

La aplicación tópica de polifenoles del té verde también inhibió la formación de CPD. Los extractos de té verde o el té blanco, también aplicados por vía tópica, protegen la piel contra los efectos dañinos de la luz UV, que pueden dañar la inmunidad de la piel. Varios estudios sobre los efectos de los polifenoles, su cinética y su mecanismo, han fueron realizados. Estos estudios han demostrado que la aplicación tópica de EGCG no previene inmediatamente la formación de DPC. Sin embargo, después de 24 horas o 48 horas de exposición al sol, el número de células con CPD disminuyó después del tratamiento con EGCG. Luego se sugirió que el mecanismo de reparación presentado por EGCG está mediado a través de la estimulación de la citoquina (molécula de proteína que puede actuar sobre la inhibición en las células del sistema inmunológico) IL-12. Se ha demostrado que la citoquina IL-12 induce la reparación del daño en el ADN.

Para confirmar esta hipótesis, se utilizó un modelo animal con deficiencia de IL- 12. La aplicación de EGCG en este modelo animal no pudo eliminar ni reducir la presencia de CPD en las células de la piel. De esta manera, se confirmó el papel de la citocina IL-12, asociada con el polifenol, en la reparación del daño en el ADN. La administración oral de polifenoles del té verde también mostró efectos similares al EGCG. El daño del ADN en forma de CPD se resolvió rápidamente en el tratamiento con polifenoles del té verde. Este efecto de reparación se redujo en un modelo animal con ausencia de IL-12, que también se observó en el tratamiento con EGCG. Los mecanismos por los cuales los polifenoles del té verde reparados CPD eran idénticos a los mecanismos EGCG.

El uso de un extracto de té verde acuoso inhibió el daño del ADN oxidativo en un sistema in vitro, actuando contra el peróxido de hidrógeno. Todos estos estudios sobre los polifenoles del té verde muestran su efecto quimioprotector, así como su rendimiento en la reparación del ADN.

Rendimiento de los polifenoles en la reducción de la inflamación inducida por UVB

La pirimidina ciclobutano (CPD) se forma inmediatamente después de la exposición de la piel a la radiación UV. Entonces se produce el desarrollo de la inflamación. Después de la exposición a la radiación UV, se observó que la reparación dañada del ADN en forma de CPD se produjo más rápido con el tratamiento tópico con EGCG o con el tratamiento oral con polifenoles del té verde. Por lo tanto, los niveles de inflamación influenciados por UVB fueron más bajos en las pieles tratadas con estas dos sustancias. Para evaluar los niveles de inflamación, se analizaron los biomarcadores de la inflamación, como la expresión de COX-2, la producción de PGE2 y los niveles de citoquinas proinflamatorias. Como ya se mencionó, los efectos de los polifenoles del té verde y el EGCG no se observaron en modelos animales con deficiencia de IL-12, ya que, en estos modelos, no hubo reparación del ADN.

Esta información apoya la idea de que el daño al ADN causado por los rayos UV, además de las respuestas inflamatorias, aumenta el riesgo de fotocarcinogénesis. Estos estudios in vivo evidencian que el efecto inhibitorio inflamatorio que poseen estos polifenoles es capaz de prevenir el cáncer de piel. Por lo tanto, el consumo de té verde o el uso tópico de polifenoles del té verde son formas eficientes de prevenir la inflamación, así como enfermedades relacionadas con la inflamación.

Conclusión

Los polifenoles presentados en este artículo tienen efectos antiinflamatorios, antioxidantes y de reparación del daño al ADN. Estos efectos protectores también pueden contribuir al efecto anti-fotocarcinogénico, así como anular los procesos químicos mediados por la radiación solar UV. Sobre la base de estudios que utilizan modelos animales y humanos, además de los sistemas in vivo e in vitro, se sugiere que el uso tópico o el uso de polifenoles pueden proteger la piel humana de los efectos dañinos de los rayos UV. Por lo tanto, el uso de polifenoles en formulaciones de protección solar y lociones para el cuidado de la piel, por ejemplo, es muy eficiente. Estos polifenoles pueden actuar calmando los efectos negativos de la exposición al sol en la piel, así como protegiendo la piel de enfermedades causadas por la sobreexposición a los rayos UV.

¿Te ha gustado este artículo?

Espero que sí y me encantaría escuchar tu opinión. Deja tu comentario sobre lo

que te gustó y quizá una crítica sobre este artículo. El objetivo de este artículo es contribuir con el aumento del nivel técnico de los profesionales en el área. Para cualquier orientación, siempre busque un profesional calificado como un dermatólogo o farmacéutico

Referencias:

AFAQ, Farrukh; K KATIYAR, S. Polyphenols: skin photoprotection

and inhibition of photocarcinogenesis. Mini reviews in medicinal chemistry, v.

11, n. 14, p. 1200-1215, 2011.

HEINRICH, Ulrike et al. Green tea polyphenols provide photoprotection,

increase microcirculation, and modulate skin properties of women. The Journal

of nutrition, v. 141, n. 6, p. 1202-1208, 2011.

NICHOLS, Joi A.; KATIYAR, Santosh K. Skin photoprotection by natural

polyphenols: anti-inflammatory, antioxidant and DNA repair mechanisms.

Archives of dermatological research, v. 302, n. 2, p. 71-83, 2010.

SARIC, Suzana; SIVAMANI, Raja. Polyphenols and sunburn. International

journal of molecular sciences, v. 17, n. 9, p. 1521, 2016.

 Los polifenoles son una familia extensa de productos naturales que se encuentran en productos naturales como frutas, verduras, nueces, flores y cortezas. Las fuentes importantes y comunes de polifenoles son las cebollas (flavonoides); cacao, semilla de uva (proantocianidinas); té, manzanas y vino tinto (flavonoides y catequinas); frutas cítricas (flavanones); bayas y cerezas (antocianidinas) y soja (isoflavonas). Estos polifenoles contribuyen a los efectos beneficiosos de las verduras y frutas.

Temas:

● Radiación ultravioleta y cutánea.

● Polifenoles y fotoprotección cutánea.

● Inhibición de la carcinogénesis.

● Efecto de protección solar.

● Efectos antiinflamatorios.

● Efectos antioxidantes.

● Polifenoles del té verde: reparación del daño en el ADN.

● El rendimiento de los polifenoles en la reducción de la inflamación inducida por UVB

Radiación ultravioleta y piel.

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano, con una superficie de aproximadamente 1.5-2.0 m². Su función es proteger los órganos del cuerpo actuando como una barrera contra los agentes químicos y físicos que pueden dañar el cuerpo. La exposición a la radiación solar es un factor crucial en el desarrollo de diversos trastornos de la piel, como arrugas, sequedad de la piel, manchas, hiperpigmentación, hipopigmentación y cáncer de piel.

La radiación solar se puede dividir en tres segmentos: UVA, UVB y UVC. Los más dañinos son los rayos UVA y UVB. La radiación UVB puede penetrar en la piel, atravesando la epidermis y penetrando la dermis. Puede inducir efectos biológicos adversos, como estrés oxidativo, daño al ADN, envejecimiento prematuro de la piel y múltiples efectos en el sistema inmunológico. También es un iniciador y promotor de tumores. Aunque la piel tiene un sistema de defensa enzimático y no enzimático contra estas respuestas biológicas, la exposición excesiva a los rayos UV supera y agota estos sistemas de defensa, lo que lleva al desarrollo de diversos trastornos de la piel, como el cáncer.

UVA es el mayor espectro de radiación UV. UVA penetra profundamente en la epidermis y dermis de la piel. Se ha demostrado que la exposición excesiva a los rayos UVA puede conducir a la formación de tumores benignos, así como a cánceres malignos. La exposición a los rayos UVA puede inducir la generación de oxígeno singlete (un tipo de oxígeno excitado electrónicamente) y radicales libres de hidroxilo, que pueden dañar las macromoléculas celulares, como los lípidos, las proteínas y el ADN. UVA es una fuente expresiva de estrés oxidativo en la piel, que causa el fotoenvejecimiento.

Polifenoles y fotoprotección cutánea.

Últimamente, el interés en el uso de productos vegetales naturales ha crecido, incluidos los polifenoles. Se usan principalmente para prevenir el daño a la piel inducido por los rayos UV, como el riesgo de desarrollar cáncer de piel. Los polifenoles tienen acción antiinflamatoria, antioxidante e inmunomoduladora y pueden utilizarse como agentes preventivos de quimioterapia en diversos trastornos de la piel. La quimioprevención es el control del cáncer basado en el uso de químicos naturales o sintéticos, que son capaces de suprimir, retardar o revertir el proceso de carcinogénesis. Por lo tanto, los quimiopreventivos pueden actuar para controlar el riesgo de cáncer. Además, el uso de quimiopreventivos es una solución práctica para un problema difícil de controlar, ya que es posible que una persona cambie su dieta y estilo de vida en combinación con una rutina de cuidado de la piel, evitando así el daño causado por la exposición al sol. Algunos estudios han demostrado la eficacia de algunos polifenoles naturales, como los polifenoles del té verde, la silimarina de cardo y la proantocianidina de semilla de uva. Estos componentes actuaron contra la inflamación inducida por la radiación UV, el estrés oxidativo, el daño al ADN y la supresión de las respuestas inmunitarias.

Inhibición de la carcinogénesis

El cáncer de piel no melanoma, como el carcinoma de células basales y el carcinoma epidermoide, es la neoplasia maligna más común en los seres humanos. Los estudios han informado que la radiación solar es el principal agente etiológico en el desarrollo del cáncer de piel. Se han utilizado varios modelos animales para estudiar los efectos anti-fotocarcinogénicos de los fitoquímicos, como los polifenoles. Se ha encontrado que la administración oral de polifenoles del té verde resultó en la protección de la piel contra la tumorigénesis (el proceso de formación de tumores). Un extracto tomado de las hojas de té verde, que consiste en una mezcla de polifenoles fue capaz de inhibir la tumorigénesis inducida por UVB en ratas. El tratamiento tópico de ratones sin pelo con polifenoles de té verde o epigalocatequina-3-galato (EGCG, flavonoides) en un ungüento hidrófilo fue capaz de inhibir el desarrollo de la tumorigénesis inducida por UVB. Las proantocianidinas de semilla de uva utilizadas por vía oral en ratones sin pelo fueron capaces de inhibir la fotocarcinogénesis, así como la incidencia de tumores. La ingesta de proantocianidinas de semilla de uva también previno la progresión maligna del papiloma a carcinoma. El resveratrol se encuentra en la corteza de las uvas, los cacahuetes, así como en el vino tinto y las moras. La aplicación tópica de resveratrol inhibe la formación de tumores inducidos por UVB, así como su progresión. La silimarina, un flavonoide que se encuentra en el cardo maras, también mostró una acción anti-fotocarcinógena. La aplicación tópica de silimarina en ratones sin pelo inhibió el desarrollo de tumores. Se ha demostrado que la silibinina, un componente importante de la silimarina, inhibe la fotocarcinogénesis cuando se usa por vía tópica u oral.

Mecanismo de acción y objetivos moleculares de los polifenoles.

Efecto de la protección solar.

La mayoría de los polifenoles naturales son pigmentos, generalmente amarillos, rojos.o morados y son capaces de absorber la radiación UV. Por lo tanto, a través de la aplicación.

Los polifenoles tópicos pueden prevenir la penetración de la radiación en la piel. La radiación que pueden absorber los polifenoles incluye todo el espectro UVB y parte del espectro UVA y UVC. La capacidad de los polifenoles naturales para actuar como los protectores solares puede reducir la inflamación, el estrés oxidativo y el daño al ADN.

Efectos antiinflamatorios

Eritema inducido por UV, edema y respuestas epiteliales hiperplásicas son marcadores de inflamación y juegan un papel crucial en la promoción de tumores de la piel. La ciclooxigenasa-2 expresión (COX-2) inducida por UVB y posterior aumento en la producción de metabolitos (compuestos intermedios de reacciones metabólicas) la prostaglandina (PG, una sustancia lipídica que media en los procesos patógenos, así como en las respuestas inflamatorias) es una respuesta característica de los queratinocitos a la exposición aguda o crónica a la radiación UV. La COX-2 es una enzima inducida y se expresa rápidamente cuando hay inflamación y genera nuevos metabolitos de prostaglandinas a partir del ácido araquidónico.

La expresión de COX-2 se ha relacionado con la fisiopatología de la inflamación y el cáncer. Muchos estudios demostraron la sobreexpresión de COX-2 en la piel crónicamente irradiada con UVB, así como en lesiones premalignas inducidos por UVB y carcinomas de células basales y escamosas de la piel.

Los estudios sobre la fotocarcinogénesis han demostrado que la administración oral de polifenoles del té verde inhibe el edema cutáneo inducido por UV, así como el eritema. El tratamiento tópico con los polifenoles del té verde antes de la exposición UV redujo la respuesta hiperplásica (aumento de número de células) inducida por UV, así como la actividad de la enzima mieloperoxidasa (enzima clave en la producción de especies reactivas de oxígeno).

También redujo el número de leucocitos inflamatorios en la piel. El tratamiento tópico con epigalocatequina-3-galato (EGCG) también mostró efectos similares con polifenoles del té verde, como EGCG, cuando se aplica antes de la exposición a la radiación UVB también redujo el número de leucocitos inflamatorios, así como la actividad de la mieloperoxidasa. La aplicación tópica de EGCG también resultó en la inhibición de la producción de metabolitos de prostaglandinas, incluyendo PGE2, PGF2a y PGD2, que tienen un papel clave en el desarrollo de enfermedades inflamatorias y proliferativas de la piel. La exposición de la piel a la radiación UV aumenta el número de citoquinas proinflamatorias, lo que aumenta las respuestas inflamatorias.

El aumento de las citocinas proinflamatorias, como el Factor de Necrosis Tumoral (TNF) -α y la interleucina (IL) -1β y la IL-6, contribuye al proceso de estímulo tumoral. Este efecto daría como resultado la aparición de tumores y su rápida progresión. La administración oral de polifenoles del té verde redujo el nivel de citoquinas proinflamatorias en las pieles irradiadas con UVB. Los polifenoles del té verde también redujeron los niveles de biomarcadores de proliferación celular en las pieles irradiadas con UV, como el antígeno nuclear de proliferación (PCNA) y la ciclina D1 (una proteína que actúa sobre el ciclo celular y, cuando se potencia, contribuye a la génesis del tumor). ).

Los efectos inhibitorios de los polifenoles del té verde en estos biomarcadores de inflamación en la piel irradiada con UV muestran su papel anticancerígeno. Se realizó un estudio para analizar el efecto de EGCG en la inflamación inducida por UV en ratones sin pelo. Se ha demostrado que el uso oral de EGCG aumenta la tolerancia de la piel, por lo que se ha aumentado la dosis mínima requerida para la inducción de eritema. Por lo tanto, hubo inhibición de alteraciones en la barrera epidérmica y daños en la piel. En otro estudio, se ha demostrado la administración tópica de un extracto de té verde antes y durante el tratamiento con psoraleno y UVA (un tratamiento que combina la administración de sustancias derivadas de plantas psoralens con exposición a la radiación UVA) fue capaz de reducir la hiperplasia, la hiperqueratosis (agrandamiento de la capa superficial de la piel), el eritema y el edema. Estos estudios in vivo, realizados en modelos animales y humanos, demuestran los efectos protectores antiinflamatorios presentes en los polifenoles del té verde.

Los efectos in vivo de otros polifenoles, como el resveratrol, las proantocianidinas de semilla de uva y la silimarina también se han examinado en estudios con modelos animales. El tratamiento tópico o dietético con proantocianidinas de semilla de uva y / o silimarina inhibió el edema inducido por la radiación UVB, el eritema, la infiltración de leucocitos inflamatorios y la actividad de la mieloperoxidasa en un modelo animal. Se ha demostrado que la silimarina inhibe la expresión de COX-2 inducida por UVB, así como la generación de metabolitos de prostaglandinas, factores que se consideran promotores de tumores en la piel. También se ha demostrado que la silimarina inhibe la expresión de la ornitina descarboxilasa, una enzima necesaria para la síntesis de poliamina (moléculas relacionadas con la proliferación y diferenciación celular), que desempeña un papel importante en la formación de tumores cutáneos inducidos por UVB.

La aplicación tópica de resveratrol antes de la irradiación con UVB dio como resultado la inhibición de las respuestas hiperplásicas, la infiltración de leucocitos, así como la actividad de la COX-2 y la ornitina descarboxilasa. Por lo tanto, parte del efecto anti-fotocarcinógeno presente en estos polifenoles puede explicarse por el efecto inhibitorio que tienen, minimizando las respuestas inflamatorias inducidas por UVB.

Efectos antioxidantes

La piel tiene su propio sistema antioxidante para tratar el estrés oxidativo inducido por los rayos UV. Sin embargo, la exposición excesiva a los rayos UV puede sobrecargar el sistema antioxidante de la piel, dando como resultado diversas enfermedades de la piel, inmunosupresión, envejecimiento prematuro de la piel y cáncer. Se ha demostrado que los polifenoles del té verde inhiben la peroxidación lipídica (una reacción en cadena generadora de radicales libres).

El tratamiento tópico en modelos animales y humanos con ECGC antes de la exposición a los rayos UV redujo la producción de óxido nítrico (radicales libres) y peróxido de hidrógeno (oxidante), así como la infiltración de leucocitos. Se ha demostrado que los leucocitos infiltrantes son una fuente importante de óxido nítrico y peróxido de hidrógeno, lo que resulta en el estado de estrés oxidativo. Si bien las especies de oxígeno reactivas ayudan en la destrucción de microorganismos, la producción excesiva e incontrolada puede dañar los tejidos de la piel y causar diversas enfermedades. Por lo tanto, la aplicación de EGCG puede tener un efecto beneficioso, mejorando el daño inducido por la radiación UVB, a través de la capacidad de reducir la generación de especies reactivas de oxígeno. También se ha demostrado que el tratamiento con EGCG en la piel irradiada con UVB reduce la producción de peróxido de hidrógeno y óxido nítrico en la epidermis y la dermis.

Este tratamiento también inhibió la peroxidación lipídica inducida por UV en la epidermis, además de proteger las enzimas de defensa antioxidantes. Un estudio ha demostrado que un extracto acuoso de té verde tiene un potente efecto de agotamiento del ozono y bloquea el daño inducido por los rayos UV en el ADN, lo que, al menos en parte, explica el efecto inhibitorio de la fotocarcinogénesis en el té verde. En general, esta información sugiere que el té verde puede desempeñar un papel importante en la reducción del estrés oxidativo inducido por los rayos UV, así como en la prevención de diversos trastornos de la piel, como el envejecimiento prematuro.

La oxidación de algunos residuos de aminoácidos, como la lisina, arginina y prolina, conduce a la formación de derivados carbonílicos, que afectan la naturaleza y la función de las proteínas. La presencia de grupos carbonilo en las proteínas es una de las razones de la aparición de estrés oxidativo y daño a las proteínas. La exposición de la piel a la radiación UV dio lugar a un aumento en el nivel de carbonilo en las proteínas. En estudios de modelos animales por separado, se ha informado que el tratamiento tópico con EGCG, proantocianidinas de semilla de uva y polifenoles del té verde inhibe la oxidación de proteínas inducida por la radiación UV. La inhibición de la oxidación de proteínas inducida por UVB puede resultar en la reducción de los fotodanos, y más específicamente, puede prevenir el envejecimiento prematuro de la piel.

Un estudio in vitro demostró que el tratamiento de queratinocitos con EGCG inhibía la liberación intracelular de peróxido de hidrógeno, así como la inhibición de UVB induce estrés oxidativo. También se observaron efectos similares con el uso de epicatequina-3-galato (EGC), que funcionó mediante la eliminación de radicales libres en queratinocitos fotodañados por radiación UVA y UVB. Se desarrollaron formulaciones de cremas que contienen EGCG o polifenoles del té verde, y se evaluaron sus efectos fotoprotectores. Se observó un efecto fotoprotector excepcionalmente alto en los polifenoles del té verde y el EGCG, ya que protegía la piel del estrés oxidativo inducido por la radiación UV. El tratamiento tópico con EGCG, u oral con polifenoles del té verde, inhibió la destrucción de enzimas de defensa antioxidantes como la catalasa, la glutatión peroxidasa, la superóxido dismutasa y la glutatión.

Se evaluó un protector solar que contenía extractos de té verde en una encuesta. Los investigadores informaron que el protector solar proporcionaba una protección significativa contra los eventos biológicos asociados con el fotoenvejecimiento y la fotoinmunología. Similar al té verde, la suplementación dietética de proantocianidinas a partir de semillas de uva exhibió un efecto quimio-preventivo. La ingesta de proantocianidinas de semilla de uva en pieles UVB agudas o crónicas fue capaz de inhibir la destrucción de la glutatión peroxidasa, catalasa y glutatión. También inhibe la peroxidación lipídica, así como el peróxido de hidrógeno y el óxido nítrico en la piel de un modelo animal.

En un estudio, la administración dietética de proantocianidinas de semilla de uva fue capaz de inhibir la expresión del antígeno nuclear de proliferación natural (PCNA, una proteína asociada con la actividad proliferativa), ciclina D1 (un regulador importante del ciclo de progresión celular, que está vinculado) al desarrollo y la progresión del cáncer), la óxido nítrico sintasa inducible (iNOS, isoenzima capaz de producir óxido nítrico durante mucho tiempo, lo que puede generar procesos inflamatorios) y COX-2 en la piel.

En otro estudio, se observaron los efectos de las proantocianidinas oligoméricas en los melanocitos y el proceso de melanogénesis. De acuerdo con los resultados, se sugirió que las proantocianidinas oligoméricas tienen un efecto fotoprotector sobre los melanocitos, además del secuestro de especies de oxígeno reactivo intracelular. El resveratrol es también un potente antioxidante polifenólico. El tratamiento previo de los queratinocitos humanos con resveratrol inhibió la activación mediada por UVB del factor de transcripción NF-kB (regulador de la expresión de muchos genes involucrados en el desarrollo y la progresión del cáncer, como la proliferación y la migración).

En un modelo animal, la aplicación tópica de resveratrol inhibió las respuestas inflamatorias inducidas por UVB, así como la producción de peróxido de hidrógeno, que es una fuente estable de estrés oxidativo en la piel. La inhibición de estos eventos críticos por el resveratrol puede contribuir a la prevención del cáncer de piel inducido por UV.

En un estudio, se demostró que el tratamiento de las células HaCat (células con replicabilidad ilimitada) con resveratrol antes de la irradiación con UVB dio como resultado un aumento en la supervivencia de las células irradiadas,  además de reducir la producción de especies reactivas de oxígeno. El resveratrol también disminuyó la activación de caspasa-3 y caspasa-8 (una familia de endoproteasas, importante para controlar la inflamación y la muerte celular), lo que ha demostrado que pueden participar en la supervivencia celular después de la irradiación con UVB. La soja es una fuente rica de isoflavonas, como la genisteína y la daidzeína. Los estudios han demostrado que la aplicación tópica de genisteína en un modelo animal pudo reducir la activación de c-fos y c-jun, que son protooncogenes relacionados con la proliferación celular, los procesos de diferenciación y supervivencia, así como la carcinogénesis y cáncer.

También se ha demostrado que la genisteína reduce el daño oxidativo y fotodinámico en el ADN. El tratamiento de los queratinocitos humanos con genisteína también limitó la peroxidación lipídica y aumentó la generación de especies reactivas de oxígeno.

Polifenoles del té verde: reparación del daño en el ADN.

El daño al ADN inducido por UV es un importante iniciador de las vías de señalización celular. Los fotoproductos (fotoquímicos) de ADN, generados a partir de daños en el ADN inducidos por UV, son estructuras de ADN alteradas que activan una serie de respuestas, una de ellas es la reparación del ADN. La exposición a los rayos UV puede perjudicar la reparación del ADN, dando como resultado mutaciones oncogénicas. El daño del ADN inducido por UV puede ocurrir en forma de pirimidina ciclobutano (CPD, una forma de daño inducido por UV).

Por lo tanto, esta forma de daño puede resultar en la inmunosupresión y el inicio de la fotocarcinogénesis. Varios estudios han documentado que la exposición de la piel a la radiación UV da como resultado la formación inmediata de pirimidina ciclobutano en las células de la piel. La mayoría de los CPD se encontraron en la epidermis, pero algunos también se detectaron en la dermis. La ubicación del daño depende de la capacidad de la radiación UV para penetrar en la piel. Se ha descubierto que la exposición a los rayos UV (a una dosis inferior a la requerida para el eritema) ha sido suficiente para causar daño a ciertas células de la piel humana.

La formación de pirimidina ciclobutano (CPD) inducida por UVB se produce después de la interacción de protones con la molécula de ADN. En un estudio in vitro, el uso de EGCG en un cultivo de células humanas (fibroblastos de pulmón, fibroblastos de la piel y queratinocitos epidérmicos) fue capaz de reducir el daño al ADN. La aplicación tópica de polifenoles del té verde también mostró un resultado similar ya que inhibió el daño inducido por UVB en el ADN. La aplicación tópica de polifenoles del té verde también inhibió la formación de CPD. Los extractos de té verde o el té blanco, también aplicados por vía tópica, protegen la piel contra los efectos dañinos de la luz UV, que pueden dañar la inmunidad de la piel.

Varios estudios sobre los efectos de los polifenoles, su cinética y su mecanismo, han fueron realizados. Estos estudios han demostrado que la aplicación tópica de EGCG no previene inmediatamente la formación de DPC. Sin embargo, después de 24 horas o 48 horas de exposición al sol, el número de células con CPD disminuyó después del tratamiento con EGCG. Luego se sugirió que el mecanismo de reparación presentado por EGCG está mediado a través de la estimulación de la citoquina (molécula de proteína que puede actuar sobre la inhibición en las células del sistema inmunológico) IL-12. Se ha demostrado que la citoquina IL-12 induce la reparación del daño en el ADN. Para confirmar esta hipótesis, se utilizó un modelo animal con deficiencia de IL-12.

La aplicación de EGCG en este modelo animal no pudo eliminar ni reducir la presencia de CPD en las células de la piel. De esta manera, se confirmó el papel de la citocina IL-12, asociada con el polifenol, en la reparación del daño en el ADN. La administración oral de polifenoles del té verde también mostró efectos similares al EGCG. El daño del ADN en forma de CPD se resolvió rápidamente en el tratamiento con polifenoles del té verde. Este efecto de reparación se redujo en un modelo animal con ausencia de IL-12, que también se observó en el tratamiento con EGCG. Los mecanismos por los cuales los polifenoles del té verde reparados CPD eran idénticos a los mecanismos EGCG.

El uso de un extracto de té verde acuoso inhibió el daño del ADN oxidativo en un sistema in vitro, actuando contra el peróxido de hidrógeno. Todos estos estudios sobre los polifenoles del té verde muestran su efecto quimioprotector, así como su rendimiento en la reparación del ADN.

Rendimiento de los polifenoles en la reducción de la inflamación inducida por UVB

La pirimidina ciclobutano (CPD) se forma inmediatamente después de la exposición de la piel a la radiación UV. Entonces se produce el desarrollo de la inflamación. Después de la exposición a la radiación UV, se observó que la reparación dañada del ADN en forma de CPD se produjo más rápido con el tratamiento tópico con EGCG o con el tratamiento oral con polifenoles del té verde. Por lo tanto, los niveles de inflamación influenciados por UVB fueron más bajos en las pieles tratadas con estas dos sustancias. Para evaluar los niveles de inflamación, se analizaron los biomarcadores de la inflamación, como la expresión de COX-2, la producción de PGE2 y los niveles de citoquinas proinflamatorias. Como ya se mencionó, los efectos de los polifenoles del té verde y el EGCG no se observaron en modelos animales con deficiencia de IL-12, ya que, en estos modelos, no hubo reparación del ADN. Esta información apoya la idea de que el daño al ADN causado por los rayos UV, además de las respuestas inflamatorias, aumenta el riesgo de fotocarcinogénesis.

Estos estudios in vivo evidencian que el efecto inhibitorio inflamatorio que poseen estos polifenoles es capaz de prevenir el cáncer de piel. Por lo tanto, el consumo de té verde o el uso tópico de polifenoles del té verde son formas eficientes de prevenir la inflamación, así como enfermedades relacionadas con la inflamación.

Conclusión

Los polifenoles presentados en este artículo tienen efectos antiinflamatorios, antioxidantes y de reparación del daño al ADN. Estos efectos protectores también pueden contribuir al efecto anti-fotocarcinogénico, así como anular los procesos químicos mediados por la radiación solar UV. Sobre la base de estudios que utilizan modelos animales y humanos, además de los sistemas in vivo e in vitro, se sugiere que el uso tópico o el uso de polifenoles pueden proteger la piel humana de los efectos dañinos de los rayos UV. Por lo tanto, el uso de polifenoles en formulaciones de protección solar y lociones para el cuidado de la piel, por ejemplo, es muy eficiente. Estos polifenoles pueden actuar calmando los efectos negativos de la exposición al sol en la piel, así como protegiendo la piel de enfermedades causadas por la sobreexposición a los rayos UV.

¿Te ha gustado este artículo?

Espero que sí y me encantaría escuchar tu opinión. Deja tu comentario sobre lo que te gustó y quizá una crítica sobre este artículo.

El objetivo de este artículo es contribuir con el aumento del nivel técnico de los profesionales en el área. Para cualquier orientación, siempre busque un profesional calificado como un dermatólogo o farmacéutico

Referencias: AFAQ, Farrukh; K KATIYAR, S. Polyphenols: skin photoprotection and inhibition of photocarcinogenesis. Mini reviews in medicinal chemistry, v. 11, n. 14, p. 1200-1215, 2011.

HEINRICH, Ulrike et al. Green tea polyphenols provide photoprotection, increase microcirculation, and modulate skin properties of women. The Journal of nutrition, v. 141, n. 6, p. 1202-1208, 2011.

NICHOLS, Joi A.; KATIYAR, Santosh K. Skin photoprotection by natural polyphenols: anti-inflammatory, antioxidant and DNA repair mechanisms. Archives of dermatological research, v. 302, n. 2, p. 71-83, 2010.

SARIC, Suzana; SIVAMANI, Raja. Polyphenols and sunburn. International journal of molecular sciences, v. 17, n. 9, p. 1521, 2016.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.