Los 5 mejores secretos sobre fórmulas cosméticas exitosas

Los 5 mejores secretos sobre fórmulas cosméticas exitosas

¿Qué hace que la fórmula de un producto se destaque sobre otra?
Este artículo toma en cuenta los 5 secretos más importantes que debes dominar para obtener una fórmula cosmética exitosa.

Secreto #1: emplear los materiales adecuados en las cantidades adecuadas y con la aplicación adecuada
Suena sencillo, ¿no es así? Te sorprenderías al saber cuántas veces los formuladores tienen problemas con alguno de esos elementos. Veamos el proceso con detenimiento y podremos observar lo fácil que es equivocarse:

  • Materiales adecuados: este apartado necesita cumplir con la filosofía de la compañía, tener la eficacia esperada e incluir afirmaciones fantásticas para el mercadeo. Por ejemplo, si en la filosofía de la compañía se encuentra utilizar productos naturales, todos los ingredientes deberán seguir esta indicación, esto incluye a los ingredientes activos y cualquier otro ingrediente que forme parte de los principios activos. Algunos principios activos podrían incluir ingredientes adicionales que pueden entrar en conflicto con la filosofía de la compañía, así que es una buena idea asegurarse de que este no sea el caso. También existe una gran diferencia entre un material que tenga grandes resultados científicos y uno que tenga una gran posibilidad de mercadeo, recuerda que no es posible explicar cómo funciona un material a nivel celular en un anuncio. Las afirmaciones hechas en las campañas de mercadeo deben ser visibles o estar basadas en la apariencia, así que si el material no tiene buenos datos in vivo que avalen los resultados visibles, será más difícil emitir una afirmación para mercadeo efectiva. Incluso si tienes el mejor producto del mundo, si no puedes destacar algo sobre el producto, no venderás ni una sola unidad. Elige con cuidado para asegurarte que los materiales escogidos se adapten a la filosofía de tu compañía y que cuenten con un gran potencial de mercadeo que logre aumentar tus ventas
  • Cantidad adecuada: si los resultados in vivo de un principio activo muestran eficacia cuando se aplican a través de una crema al 5% dos veces al día, entonces dicho principio activo deberá emplearse en una crema al 5% y con una posología de dos veces al día. Es común ver a muchas compañías  utilizar los principios activos en menores cantidades que en las condiciones de prueba in vivo para ahorrar en los gastos operativos; pero si el principio no se aplica en la cantidad adecuada, es mejor no usarlo del todo.
  • Aplicación correcta: no tiene sentido utilizar un principio activo que ha sido probado en aplicaciones de dos veces al día (un producto que debe dejar secarse en la piel) en un enjuague o en una aplicación de una vez al día o a la semana. Existen muchísimos principios activos que pueden utilizarse en condiciones de baja frecuencia o para enjuagues; en caso de que ese sea el tipo de productos
  • que estés elaborando, entonces deberías ponerte en contacto con tus proveedores para conseguir principios activos que funcionen en dichas aplicaciones

Secreto #2: colocar los principios activos donde deben ir
Los productos cosméticos que son aplicados tópicamente pueden:

  • Mantenerse en la superficie de la piel y/o penetrar las capas exteriores de la epidermis (capa córnea). Esto es ideal si estás elaborando un producto que ofrezca una “protección de barrera” o que intente evitar la pérdida de agua a nivel transepidérmico: utiliza los formadores de películas, proteínas hidrolizadas, agentes protectores y lípidos adecuados para lograrlo.
  • Penetrar las capas medias de la epidermis (capa granulosa) para proveer humectación y elasticidad. Las sustancias osmóticas como los humectantes pueden penetrar efectivamente estos niveles de la epidermis y son útiles para aquellos principios activos que necesiten entrar en contactos con la capa media de la piel.
  • Penetrar las capas más profundas de la epidermis (capa basal). Esta es la zona que muchos principios activos de alta gama deben penetrar, tales como, los agentes blanqueadores, los péptidos y las células madre. Para lograr que dichos principios lleguen a la capa basal, se necesita realizar una fórmula efectiva que utilice uno o más sistemas de aplicación, tales como, solventes adecuados, liposomas, encapsulación y/o emulsiones micro o nano, para lograr penetrar de manera efectiva a través de las capas externas de la epidermis y alcanzar el sitio a tratar.

Si no logras conseguir que el material llegue al sitio indicado, es igual a como si no estuviera en tu fórmula.

Secreto #3: generar una buena impresión sensorial
La primera cosa que un cliente hará al probar un producto será olerlo. Lo segundo será evaluar qué tanto les gusta (o disgusta) el producto de acuerdo a su textura o qué tan fácil sea su aplicación. Ya sea que tenga fragancia o no, de fácil o poca difuminación, sedoso o acolchado… El producto necesita cumplir con las expectativas sensoriales del mercado al que va destinado. Aun cuando tenga una eficacia excelente, si a un consumidor no le gusta cómo se siente o huele el producto, no lo utilizará lo suficiente para obtener resultados. Gracias a la gran variedad de fragancias y agentes sensoriales disponibles en la actualidad, no hay excusas para no lograr cumplir este cometido… Comunícate con tu distribuidor para lograr que los materiales funcionales cumplan con los requerimientos estéticos del mercado al cual va destinado y producir una fórmula exitosa.

Secreto #4: emplear el método adecuado
Hasta la selección de materiales más cuidadosa será en vano si no se utiliza el método de composición adecuado y dicho método debe ser posible de recrear para la producción en masa. ¡El método es crucial! Adicionalmente, un método que sea difícil de seguir en el laboratorio puede ser imposible en grandes cantidades, así como también el utilizar los materiales de la forma incorrecta puede afectar drásticamente la vida útil y la estabilidad de un producto. Tres de los errores más graves que los formuladores tienen comúnmente son:

  • Calentar materiales volátiles: si los calientas, simplemente se evaporan… Entonces, ¿por qué utilizarlos en primer lugar? Siempre verifica y emplea dichos materiales bajo su temperatura de vaporización.
  • Activación / hidratación incorrecta de gomas / polímeros: todas las gomas / polímeros necesitan su propio método de hidratación (los que sean solubles en agua) o activación (los que sean solubles en aceite). Si no son hidratados / activados de la forma correcta, es mejor no utilizarlos.
  • Añadir materiales en una fase incorrecta: los materiales adecuados en combinaciones incorrectas, el calentarlos (o no calentarlos, si es necesario), un corte equivocado… todas esas situaciones pueden hacer que una selección de materiales buena sea en vano.

Aunque estos son sólo 3 ejemplos de lo que podría salir mal… Los errores humanos, en la etapa de formulación, pueden tener el peor impacto en la estabilidad y escalabilidad de la fórmula. Contacta a tus distribuidores para obtener la información correcta sobre el proceso y crear el método adecuado para fórmulas exitosas, sobre todo cuando estés trabajando con materiales nuevos e innovadores.

Secreto #5: garantizar la compatibilidad
Este pequeño secreto, que muchas veces es obviado, puede tener un impacto drástico en la vida útil y eficacia de un producto. Aquí tenemos algunos escenarios:

  • pH incompatible: este es el peor error que puede tener un formulador. Puede que seleccionen un principio activo correcto, pero éste es colocado en un producto base en el que el pH hace que no esté biodisponible o también pueden combinar materiales con requerimientos de pH muy diferentes, así como no permitir la oscilación del pH durante la vida útil, algo que siempre sucederá en productos a base de agua.
  • Carga incompatible: algunos materiales necesitan evitar los ambientes aniónicos, mientras que otros puede que no sean del todo tolerantes a los electrolitos o cargas. Utilizar materiales en un ambiente en el que la carga sea incorrecta puede provocar la formación de complejos insolubles o prevenir totalmente su funcionalidade
  • Polaridad incompatible: en sistemas anhidros, la polaridad de los lípidos cuenta. Algunos modificadores de viscosidad se adaptan específicamente a ambientes sin polaridad, mientras que otros necesitan activadores polares y algunos otros son necesarios específicamente para unir lípidos polares y no polares. La polaridad de los lípidos y cómo la selección, combinación y estabilización pueden ser afectadas, son otros escenarios que los formuladores pasan por alto hasta que algo sale mal.

Descubre la próxima innovación en las exhibiciones de in-cosmetics Latin America y asegúrate de dominar estos secretos para producir fórmulas realmente exitosas.

Belinda Carli es la Directora del Instituto de Ciencias para el Cuidado Personal y la Consultora Técnica Oficial de todas las exhibiciones in-cosmetics en el mundo, asegurándose de que veas las más recientes innovaciones en materiales y soluciones en cada show.¡Aprende cómo hacer tus fórmulas de la manera correcta!
Estudia en línea a través de la educación a distancia del Instituto de Ciencias para el Cuidado Personal, los líderes de la industria en cuanto a entrenamiento y certificación en Ciencias Cosméticas, Formulación, Manejo de Marca y Asuntos Regulatorios. El ICCP está tan cerca de ti como lo está una computadora, sin importar en qué parte del mundo te encuentres. Descubre más en:www.personalcarescience.com.au o por el email info@personalcarescience.com.au

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.